Soy hija de una andaluza y un extremeño. Llegué a Cataluña cuando tenía solo 10 años. Reconozco que los primeros años no fueron fáciles, la diferencia de….

Soy hija de una andaluza y un extremeño. Llegué a Cataluña cuando tenía solo 10 años. Reconozco que los primeros años no fueron fáciles, la diferencia de idioma en el colegio fue una barrera, y mis compañeros de colegio no fueron de gran ayuda, ya se sabe que los niños a veces pueden ser crueles.
Pasaron los años y las cosas fueron mejorando. Tenía un círculo de amigos, todos castellanoparlantes provenientes de diferentes lugares. Me crié rodeada de personas con diferentes culturas y procedencias. No logro comprender que se tilde de racistas a los catalanes de forma generalizada, históricamente Cataluña ha sido tierra de acogida.
En mi juventud, quienes me conocen lo saben, me sentía española hasta la médula, lucía orgullosa la bandera de España y en muchas ocasiones grité, con ese mismo orgullo: “¡Arriba España y viva España!”
Yo no me consideraba independentista, republicana sí, pero los acontecimientos vividos han hecho que me replantee mi forma de pensar.
Todo empezó cuando se realizó la primera consulta sobre la independencia de Catalunya, el 9N, yo apoyaba la idea de una consulta, que se oyese la opinión del pueblo, pero no compartía la idea de que Catalunya se separara de España, tengo familiares repartidos por todo el territorio español a los que quiero y respeto y por lo mismo no me gustaba la idea de dejar de formar parte del estado español, me gustaba más la idea de un estado federal.
Pero entonces empezó por parte del gobierno, otros partidos y algún que otro español, el ataque y la opresión a Cataluña. Yo no me podía creer que en un país como España, en estos tiempos, pasaran estas cosas, aún sabiendo que lo que tenemos en el gobierno son “nietos” del dictador no me cabía en la cabeza la negación, la desidia, la altanería y la indiferencia hacia la opinión de cada vez más gente.
Ahí hubo un antes y un después para mí. La vorágine en que se suceden los acontecimientos me supera. Se propone el referéndum y.. ¡ZAS! por parte del gobierno de España se resucita al dictador, intentando parar una votación pacífica. El 20 de septiembre se hicieron presos políticos, se incautan papeletas, carteles, etc. Yo estaba indignadísima y estupefacta. Se envían un montón de efectivos de la Policía Nacional y de la Guardia civil, a los que separan de sus familias para que se enfrenten a gente pacífica.
Y ahora, el lugar donde vivo, donde crecí, donde dije “sí, quiero”, donde nacieron mis hijas, veo ese lugar, veo a mi amada Cataluña reprimida por un señor despreciable y sus secuaces.
¡GRACIAS RAJOY! GRACIAS SEÑOR RAJOY POR ABRIRME LOS OJOS, GRACIAS POR ENSEÑARME A VALORAR LA LIBERTAD, GRACIAS SEÑOR RAJOY POR SENTIRME ORGULLOSA DE CATALUYA ESA DONDE USTED MANDÓ METRALLETAS Y LAS RECIBIERON CON FLORES.
GRACIAS SEÑOR RAJOY POR ENSEÑARME EN DOS DÍAS POR QUÉ CATALUÑA NO QUIERE NADA CON USTED.
GRACIAS SEÑOR RAJOY, GRACIAS A USTED LOS QUE AÚN QUEDABAN CON LAS ESPERANZA DE QUE CATALUNYA SIGUIERA SIENDO PARTE DE ESPAÑA, HOY PIDEN SU LIBERTAD.
SEÑOR RAJOY NO LE ODIO NI A USTED NI A SUS SECUACES, PERO ME DAN UNA GRAN PENA.

Paky Harinero Girona

1 thought on “Soy hija de una andaluza y un extremeño. Llegué a Cataluña cuando tenía solo 10 años. Reconozco que los primeros años no fueron fáciles, la diferencia de….”

  1. Te molesta mucho que el gobierno más o menos acertada mente este llevando a cabo medidas para evitar un referéndum que va en contra del estado y puede que et que se hayan podido hacer las cosas mejor
    Pero no hay culpables en z Cataluña?
    No te molesta cuando los políticos catalanes echan por tierra a Andalucía?

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.