¡A por ellos! Y vinieron a por nosotros, pero no nos vieron…

¡A por ellos!
Y vinieron a por nosotros, pero no nos vieron: Sus ojos, entelados por nuestra propia sangre, quedaron cegados para percibir que al acabar su masacre, ya no estábamos.
Fue la lucha de muchas porras con demasiados porros, contra papeletas de votar…
Y vencimos.
Fue la lucha de cascos militares contra moños de domingo y peinados lacados “d’anar a missa”…
Y vencimos.
Fue la lucha de oscuras viseras que ocultaban miradas anegadas de odio, contra ojos que brillaban por las lágrimas…
Y vencimos.
Fue la lucha de uniformes de asalto, contra bermudas y falditas plisadas de un verano que nunca acaba…
Y vencimos.
Fue la lucha del pateo con botas de punta de acero, contra pies inmóviles y firmes, con bambas y sandalias…
Y vencimos.
Fue la representación violenta de la caspa del pasado, de un franquismo que perdura, y de su más asquerosa intransigencia, contra el aire fresco que conduce al futuro y su libertad…
¡Y nos fuimos!
Somos un puto pueblo terco y trabajador. ¡Qué no nos digan desde España nunca más que el “arco iris” no se puede tocar!
Nosotros, ilusos, fuimos quiénes lo pintamos…

Lluis Carrasco

1 thought on “¡A por ellos! Y vinieron a por nosotros, pero no nos vieron…”

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.