Pensad antes de seguir haciendo el ridículo.

No es costumbre de Palinuro dirigirse a los jefes de los dos partidos dinásticos por considerarlo inútil. Su arrogancia, tan densa como su ignorancia, lo hacen ocioso. Ninguno de los dos escucha nada ni a nadie que no les diga lo que quieren oír. Y, así, de dislate en dislate, han traído al país a una situación francamente hilarante. Reunidos ayer los dos cerebros decidieron pedir aclaraciones al presidente de la Generalitat antes de activar -dicen- el 155. Una copia servil de la jugada de Puigdemont: me declaro dispuesto a aplicar el 155, pero lo aplazo hasta ver qué es lo que tú has declarado. Puigdemont haría muy bien demorando la respuesta un par de días y remitiendo a los dos lumbreras al diario de sesiones del Parlament.
La independencia está declarada con un periodo de carencia para ver cuál es la reacción del gobierno y de su trasportín del PSOE. Y vista está: no hay reacción sino nueva amenaza. Amenaza ¿de qué? De aplicar el 155. Por partes: el 155 está ya aplicado sin decirlo; igual que el estado de excepción. Solo les falta también recurrir a ese adefesio que cocinaron a la par Rubalcaba y su cuate Rajoy pomposamente llamado Ley de Seguridad Nacional.
El gobierno mantiene un contingente de fuerzas de ocupación (llamadas de seguridad, pero dedicadas básicamente a generar inseguridad, tratar de atropellar ciudadanos en las calles como si fueran terroristas y a hacer pintadas en contra de los indepes), tiene intervenida la Hacienda catalana con ese prodigio de la contabilidad que es Montoro, suspendidos o recurridos todos los actos de la Generalitat ante ese Tribunal Constitucional o lo que de él quede, está cerrando todas las páginas web de las organizaciones independentistas y censurando internet como si esto fuera la China. ¿Qué añade a todo esto la declaración formal del 155? Por supuesto, más control, más prohibición, más censura frente a un gobierno que ha mostrado al mundo su voluntad de diálogo y conseguido que el mundo tome nota y observe lo que está pasando en España.
Para distraer al personal, los dos políticos han decidido “abrir la reforma de la Constitución”, como si eso, aparte de ser la habitual mentira dicha ex abundatia cordis, tuviera hoy el menor interés. Una Constitución que está muerta y empieza ya a oler, desde el momento en que su columna vertebral, el Estado autonómico, ha saltado por los aires.
¿El 155? ¿El 116? Apliquen ustedes lo que quieran. Hasta el Fuero Juzgo. Cataluña está fuera de su jurisdicción, off limits y mucho más allá de su capacidad de comprensión. Cataluña no reconoce ni la legitimidad ni la legalidad de sus aspavientos de matachín sin empleo. ¿Pasar el control de los mossos al ministerio del Interior, en donde un rociero ha sustituido a dos psicópatas? Inténtenlo y se llevarán un disgusto. ¿Mandar la Policía Nacional y la paramilitar Guardia Civil a reducir los cuerpos catalanes díscolos? Vean si pueden. ¿Encarcelar a Puigdemont y el govern en pleno? Y ¿cómo lo justifican a los ojos del mundo? Exactamente, ¿cómo explican que detienen ustedes a líderes democráticos, representativos, pacíficos, que ofrecen diálogo y dejan que en las calles campen libremente bandas de criminales fascistas entre los cuales andan de paisano muchos de los suyos?
¿Creen ustedes que el público europeo es tan bobo y fácilmente manipulable como las tribus españolas del “a por ellos”? ¿Que les van a permitir seguir masacrando a la población pacífica, violando sus derechos fundamentales sin intervenir por razones ya claramente humanitarias? ¿Que van a tolerar que vuelvan ustedes a emplear unos militares que llevan más 300 años sin ganar una sola guerra en contra de su propio pueblo?
De la vergüenza que debiera sentir un dirigente de la izquierda apoyando la represión de un gobierno franquista ya no hablamos. Toda la izquierda española ha demostrado lo que es ante la revolución catalana: exactamente, nada. De la que debieran tener los medios supuestamente progres que colaboran al trabajo de mixtificación para seguir sometiendo a un pueblo rebelde, tampoco.
Pero tengan presente que se trata de eso: de un pueblo rebelde, movilizado, a una con sus instituciones, concienciado y combativo. Después del 1 de octubre vino el 3, con un paro general en Cataluña. Si rechazan ustedes la posibilidad abierta de dialogar y negociar porque, en realidad, viven ustedes en un marasmo de prepotencia e ignorancia e incrementan ustedes el nivel de la represión se encontrarán ustedes con una población unida en la desobediencia y con una huelga general.
Y todo eso bajo el intenso escrutinio de la comunidad internacional.
Por una vez en la vida, piensen con la cabeza, si la tienen, en vez de con el intestino grueso.

Ramón Cotarelo

1 thought on “Pensad antes de seguir haciendo el ridículo.”

  1. Que sempre tinguin de ser els de fora qui ens digui el que hem de fer, jo tampoc veig cap altra arma mes pacífica i contundent que una vaga general però sempre em trobo, quan ho proposa, que els meus compatriotes em contesten que això a Catalunya és impossible

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.