La última Carta al Presidente del Gobierno Español Mariano Rajoy

Buenos días Sr. Mariano Rajoy. Bueno, lo de buenos días es pura retórica. Lo de Sr. es un chiste. Esta es la última misiva que le escribe este humilde separatista porqué a usted ya no le queda dignidad alguna. Fíjese que ni se la voy a enviar por correo. No se merece ni los cincuenta céntimos del sello. Pero según me consta las otras dos las recibió, y por las redes sociales. O sea que ahí va la tercera y última. Por cierto, ya ha llamado al fiscal, a la jueza y al infame borbón para invitarlos al festín y agradecerlos tantos favores? De paso invite también al lacayo que ha presionado a los banqueros, a las empresas (por cierto, la llamada a Seat le salió rana, no?;) y le ha “afinado” el IBEX y la bolsa. Los tentáculos del estado no tienen fin. Pero aun así su España unida se desquebraja. Se rompe, como diría el del bigote. A lo mejor debería usted revisar la teoria del Big Bang, no fuere que descubriese que la quiebra de España ya se fraguó entonces o que el mismo Newton se percatara de ello en su ley de gravitación universal. En fin, que esto de España parece que ya no empezó bien. Y ustedes están empecinados en buscar culpables por doquier sin percatarse que a lo mejor son ustedes los únicos responsables de dicha situación. Usted ha hundido a España en la miseria. Y hundirá a Europa con su deuda. La “pela es la pela”, sobre todo en Europa. Y si nuestro pueblo se lo plantea, que se lo planteará, sabremos poner en un aprieto a Europa. Será entonces cuando el sinfín de favores que usted ha suplicado de los grandes mandatarios ya no le darán tregua. Si usted aplica el artículo 155 de su encomiable Constitución (ríase usted del decreto de Nueva Planta!) nuestro país resistirá pacíficamente lo que no está escrito. Y lo haremos unidos. Sin pizca de grieta alguna. Sr. Rajoy, en breve, muy breve, nos independizaremos sin atisbo de violencia. Sin “sobres” en los bolsillos y sin corruptos que nos laman las heridas. Usted vaya encarcelando a gente honesta y se encontrará que no habrá cárceles en España para tanto inocente. No habrá furgones policiales (de su mamporrera policía, claro!) para traslado de tanto imputado. Y al final, no habrá españoles que resistan tanta dictadura. Usted no defiende la legalidad, usted atía la venganza. Y acabo, Sr. Rajoy, con una última pregunta. Por qué usted nunca sonríe ? Si sonriera más, viviría mejor. Pero sepa que la sonrisa no es amiga de la represión, sinó de la justícia. Y nuestro pueblo hace 300 años que espera justícia. Ahora, por fin, la tendremos. Sonría, Sr. Rajoy y que le vaya bonito!
Nota: Sr. Rajoy, la foto ilustra un fragmento original de cinta catalana del año 1932 de la Generalitat Republicana. Si usted sonríe, se la regalaré !

Joan Ballana

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.