Catalanes, ahora el mundo nos mira

Aún a riesgo de su integridad física y su libertad, el MHP Carles Puigdemont ha dado una muestra de civismo y republicanismo.
Pese a las dudas de muchos catalanes, pese a la diatriba espanyola, logró su objetivo: Demostrar la injusticia del poder judicial espanyol que es usado como espada por su corrupto ejecutivo.
Pero además, algunos dirán por estrategia otros dirán casualmente, consiguió el logro más importante de todo el Proceso: El conflicto tomó dimensión internacional. La decisión del juez belga significa el primer reconocimiento internacional efectivo de que el ejecutivo espanyol está cometiendo delitos, incumpliendo con las normativas espanyolas, europeas e internacionales,
En síntesis, que no hay garantías y existe desproporcionalidad por parte de Espanya en su reacción ante el Proceso, especialmente en el período comprendido entre el 1-O y el 27-O.
El problema ya no es un problema interno espanyol, se ha transformado en un problema principalmente europeo e internacional. Europa se enfrenta con esta decisión a un escenario muy difícil e inesperado.
Ignorar la búsqueda de una solución y dar la razón a Espanya es un mensaje nefasto a la comunidad internacional: sus inversiones, sus diferencias con gobiernos dentro de la comunidad, sus empresas, serán tratadas como en Espanya.
Pero si cede en su reticencia a reconocer los derechos catalanes, Catalunya iniciará un camino de crecimiento y grandeza librada de la pesada mochila espanyola y Espanya se encontrará técnicamente en una situación de default con la pérdida de más del 20% de su PIB y endeudada en mas del 125% del remanente del mismo, con el agravante de quedarse con la mayoría de comunidades económicamente inviables en lo inmediato.
Para que se de la segunda situación es importante saber si Europa tendrá la suficiente entereza de admitir el fracaso de su modelo actual, repensarse y planear su resurgimiento bajo premisas más realistas. Un segundo default ,el espanyol, como el de Grecia sería fatídico, ya que arrastraría sin solución al sistema bancario alemán y a la bonanza de la llamada locomotora de Europa, Alemania.
Mientras tanto Catalunya, paso a paso, sin violencia, democráticamente, ya ha declarado su independencia, ha demostrado la ilegalidad de Espanya y su inviabilidad, y ha internacionalizado la situación. Ha demostrado que para Catalunya es una cuestión de principios para con su Pueblo y su Tierra, y que para Espanya es solo un problema económico acuciante, encontrar una nueva hucha donde pueda seguir rascando sus corruptos gobierno y partidos.
Sigamos así catalanes, a la nuestra, con nuestras armas, inteligencia y tranquilidad. Itaca esta muy cerca.

Enrique Esteban Arduino
enrique.arduino@outlook.com

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.