Cataladigital.cat AMP Press "Enter" to skip to content

Lo de la Manada, Señoras, Señores… Señorías, ¿Fue un simple abuso?

La llevaron a un sombrío portal, la penetraron 11 veces, vaginal, anal y oralmente, y entre mofas y sin preservativo, la inundaron de los más ruines fluidos de la barbarie mientras dejaban constancia en grabaciones siniestras y delirantes.

¡42 minutos, sí, sí… 42!
2.520 segundos del más tétrico y silencioso pánico a perder la vida.
Hagan el ejercicio de contar hasta 2.520, y háganlo de forma pausada, eterna, infinita… Y justifiquen que eso fue solo un abuso, no una violación. Sus señorías, los mismos que explican en el auto que la víctima quedó abandonada, desnuda, agazapada en posición fetal en un rincón y contra la pared, mientras se le oía gritar entre sollozos.
Y no satisfechos, la humillaron en el juzgado preguntándole por qué no gritó más tiempo, por qué no chilló más fuerte, por qué no se resistió con más bravura…
Les respondo: Porque no quería morir.

Porque optó por aguantar con vida 2.520 segundos de terror antes que fallecer en las fauces de unas hienas entregadas a ultrajar y babear su inocencia.
Enhorabuena Señorías, la justicia se bañó el viernes en los vómitos de esa pobre criatura. Los mismos vómitos que aún hoy, y a diario, debe sufrir al recordar las embestidas en su cuerpo de los penes encarnizados de esos 5 mugrientos demonios.
No fue violación, fue abuso dicen ustedes.
Abuso… Tal vez el mismo que sentimos hoy en mi tierra, al saber que la ética, la justicia y la verdad… Está puesta en sus manos.

Lluis Carrasco

Comentaris

Comments are closed.

Aneu a la barra d'eines